Periodista botero

Detrás de mí el sonido rítmico del teclado me hizo suponer que estaba inspirado y absorto en la nueva historia que pronto nos leería en voz alta, como casi todo lo que escribe. Al otro lado del salón se discutía el futuro del periodismo en Cuba y por transitividad, de nosotros como futuros profesionales del … Continúa leyendo Periodista botero

Almacén femenino

-¿Me prestas un bolígrafo? -Sí, ¿cómo no, me das un minuto? El tiempo corría y el instrumento no aparecía, debo confesar que la creí egoísta, pero la vi sumirse en un mar de augurios y desesperación. Aquel pedazo de tela con asas tenía tantos bolsillos que por un instante la vi encerrada en un laberinto. … Continúa leyendo Almacén femenino

Matancerías y matanceridad

Por Guillermo Carmona Rodríguez Espero el ómnibus, el viento caribeño alza las olas por encima del malecón de La Habana y la espuma me golpea el rostro. Esta bahía no es mi bahía, pienso. La capital son dos capitales, una que se alza en andamios y otra que muere, pero en Matanzas hay una decadencia … Continúa leyendo Matancerías y matanceridad

Las excusas del sí

Aquel SÍ sonaba seguro y temeroso. SÍ, porque valía la pena el reencuentro, el roce de dos pieles, el intercambio de miradas, el ruido de la cama con su consiguiente orgasmo y el olor a cercanía. Dijo que sí, que se atrevía a intentarlo mientras estrujaba los dedos y él deshacía un cigarro poco más … Continúa leyendo Las excusas del sí

Las generaciones de la cornetica

Por Guillermo Carmona Rodríguez Una pareja joven en una aventura culinaria fríe un huevo. Cuando el aceite caliente chispea ella huye fuera de la cocina y el muchacho le dice “Eso le pasa a las mujeres que son unas nerviosas…” él, al intentarlo, una salpicadura cae en sus muñeca y se asusta “…nosotros los hombres … Continúa leyendo Las generaciones de la cornetica

Adiós tren

Hoy extrañé esas tardes en las que mi abuela colaba café y mi abuelo bajaba de su carpintería. Lo hacía "hecho polvo" desde las hebras del pelo hasta los zapatos, de tanto lijar la madera hasta conseguir una superficie lo suficientemente lisa. Me gustaba el olor que traía. A la hora en que mi abuelo … Continúa leyendo Adiós tren

La política del hasta aquí

Tomado de Cuba Profunda

Cuba profunda

la-politica-del-hasta-aquiDicen los pescadores de Isabela de Sagua que lo importante no es la distancia, sino el flujo de las corrientes marinas. Y lo explican sin necesidad de mapa alguno: el caserío, ubicado en la costa norte de Cuba, no es ni remotamente el punto más cercano a Estados Unidos, pero justo enfrente se yuxtaponen cayos, islotes… vestigios del delta sumergido del río que, en la concreta del mar, funcionan como una especie de trampolín entre el litoral de Sagua y el sur de la Florida.

Semejante particularidad fue aprovechada con deseos durante la primera mitad del siglo XX, cuando el puerto de Isabela recibía la inyección en vena de las mercancías norteamericanas, y varias décadas después, en plena crisis migratoria de los 90, cuando las balsas se construían en los patios de las casas y hasta la región llegaban cubanos de todos los rincones de la isla con los bártulos…

Ver la entrada original 725 palabras más

Memorias habaneras

Unos ojos de miope salen a cazar historias… verdaderas, profundas, cosmopolitas, ruidosas como esta ciudad, tímidas como la autora. Unos ojos miopes encuentran otro lente, perfecto para saciar el deseo, para probar otras historias y quien sabe, otras veces, un lente perfecto para celebrar los días finales que ahogan a los años. Unos ojos miopes … Continúa leyendo Memorias habaneras

Breve esbozo de mi madre

Me vuelvo a lanzar sobre el teclado, esta vez voy a escribir sobre mi madre… Escribir para ella es difícil, porque a mi madre las palabras le quedan chicas. Como resultado de esa mezcla de raíces típicas de nuestro país, nació mi madre, en un pueblecito de Santiago de Cuba. Se hizo ingeniera civil, pero … Continúa leyendo Breve esbozo de mi madre

Para despedir al Caballo en el tiempo del I-Phone

Por: Guillermo Carmona Visitación le preguntó por qué había vuelto, y él le contestó en su lengua -He venido al sepelio del rey. (…) Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas para el ataúd, vieron a través de la ventana que estaba cayendo una llovizna de minúsculas flores amarillas. Cayeron toda la noche … Continúa leyendo Para despedir al Caballo en el tiempo del I-Phone