Juani: “Siempre me sentí varón”

Testimonio del primer matancero con reasignación de sexo

Por: LisandaPérez Coto

Fotos: Cortesía del entrevistado

 

Una foto con Mariela Castro y el altar de San Lázaro son los lugares privilegiados por Juani en los escasos metros cuadrados que ocupa su casa en la barriada de Pueblo Nuevo. Sencillo y encantador recuerda entre risas cómo destrozaba los vestidos, desbarataba sus peinados de niña y a pesar de todo fue la infancia la etapa más feliz de su vida.

  1. Su inquebrantable voluntad lo ha hecho desafiar todo tipo de obstáculos, desde enfrentar a la familia, a los hermanos y a la sociedad misma, hasta acceder a la cirugía de reasignación sexual a pesar de los riesgos. Fue entonces cuando su vida, colmada de incomprensiones y rechazos, comenzó a tomar color. A  los 61 años logró convertirse en el primer hombre transexual reasignado en Cuba.

Juani es dueño de una seguridad absoluta en el amor, confía en los amigos que no lo abandonaron y recuerda con cariño al hermano que lo acompañó hasta sus últimos días. Pero sobre todas las cosas, confía en la vida, una vida que para él apenas comienza.

Yo jamás, jamás tuve dudas de lo que quería, tanto que mi primera operación no resultó del todo, me volvieron a operar y aun así no dudé. Incluso le pedí al médico que si yo moría porque por mi edad era una operación muy riesgosa, que terminara la operación. Yo necesitaba al menos ser enterrado como hombre. Yo quería ser de muerto lo que no pude ser en vida.

Fue mi sueño de toda la vida, lograr ser físicamente lo que siempre he sido de manera espiritual y sentimental. Luché mucho por eso en los 70, hasta que me empezaron a atender cuando aquí casi no se hablaba del tema.

Siempre me sentí varón. Tengo recuerdos de cuando tenía 5 años y mi mamá me vestía, cómo rompía las batas porque no quería usarlas. Igual pasaba con los peinados. Me gustaban los juegos de varones, jugaba con ellos y así me sentía bien.

Hay personas como yo que fueron muy discriminadas en la infancia, sin embargo yo no, al contrario, creo que la etapa más feliz de mi vida fue cuando yo era niño y jugaba con mis vecinos, era parte de ellos y  nunca me rechazaron.

Yo no quería crecer. Siempre de niños queremos ser grandes y se hacen planes. Yo no. Parece que yo presentía que crecer iba a traerme muchas dificultades.

Dejé la escuela en quinto grado porque ya no quería seguir vistiendo los uniformes de niña. Vivía poniéndole pretextos hasta que se me acabaron. Me hubiese gustado seguir estudiando pero así no me sentía bien. Asumí mi identidad  siempre.

Hubo personas que se burlaban. Se reían, hablaban mal de mí. Uno siempre se siente mal. Más cuando ese rechazo viene de la propia familia. Algunos familiares, mis hermanos pasaban por la calle y no me saludaban. Tuve uno que hasta me quemó  los pantalones. Ya después, cuando los psicólogos fueron a mi casa, él entendió, porque él pensaba que lo mío era una aberración y no, desgraciadamente yo había nacido en un cuerpo equivocado. Entendió al punto de que cuando  yo me operé él fue quien me cuidó y se mantuvo hasta que murió apoyándome, pero en su momento fue muy doloroso el rechazo.

Una vez en Varadero me retuvieron preso 5 días por vestirme de varón, decían que era ostentación pública, como si yo fuera un delincuente. Mi hermano me buscó papeles de loco y todo. Fui a juicio, pero yo dije que no iba a nombrar abogados  ni preocuparme por aquello, porque simplemente no había cometido ningún delito. Finalmente me absolvieron después de una carta que envió el CENESEX, ya para ese entonces había comenzado a atenderme allí.

Siempre negué ser homosexual, nunca me sentí así. Yo soy un hombre al que le gustan las mujeres.

Llevo 46 años en el mismo trabajo, en la Fábrica de Cubos, pero la primera vez que yo fui no me aceptaron. Me dijeron que sí y cuando enseñé mi carnet y vieron que mi nombre no se correspondía con mi forma de vestir, entonces ya no había  trabajo para mí. Después a través  de un amigo logré entrar y lo que hice fue trabajar, trabajar mucho hasta que me gané el cariño y el respeto de todos. Yo les explicaba lo que yo sentía, lo que yo era. A los hombres yo les decía  “imagínate que tú te sientas hombre, que a ti te gusten las mujeres y estés en un cuerpo de mujer”. Así logré que me respetaran. Siempre estaban pendientes de mis consultas, nunca me rebajaron ni una hora de los turnos al  CENESEX.

Mi jefe por suerte fue uno de los que entendió mi situación, porque él veía que cuando venía una inspección, yo me ponía nervioso cuando tenía que decir mi nombre, y ahí fue que empezaron a decirme Juani, para que no me sintiera  mal. Es por eso que nunca me cambié el nombre, por ese gesto que ellos, y principalmente mi jefe, tuvieron conmigo. A él le debo mucho, le debo el noveno grado que saqué trabajando. Cuando me dijeron que era un requisito me aterrorizó por el  tema del nombre y las burlas. Me negué a ir. Él no me dijo nada pero fue a la escuela, habló con la directora y con los maestros y entonces a la hora de pasar asistencia y en todas las demás actividades me decían Juani. Eso se lo voy a  agradecer siempre.

Yo tuve relaciones, con mujeres heterosexuales siempre. Mucha gente me decía que eran lesbianas pero no era eso lo que pasaba en realidad. Nos entendíamos pero como un hombre y una mujer. Actualmente estoy solo pero me gustaría mucho estar acompañado,  encontrar afecto en una mujer,  tener una pareja estable que me acompañe en la vida hasta que dios quiera.

Soy feliz, porque ya soy un hombre “completo”, sin embargo me siento muy limitado para tener una pareja, no tengo espacio para traer a una mujer aquí a vivir. Ya tengo cierta edad y es un momento de la vida para tener compañía.  Mis planes ahora son terminar mi casita para estar más cómodo y tener una pareja, como ya te dije.

A mis 67 años me siento tranquilo porque he logrado mi mayor sueño, siempre fui buena persona, fui buen hijo, buen hermano, buen amigo, me gusta ayudar a mis amigos, a todo el mundo y puedo decir que tengo a mucha gente que me quieren de verdad,  algunos no, pero te puedo decir que son más los que me aprecian. Por eso me siento bien.

Sé que hay muchas personas que como yo me sentí toda la vida sufren la discriminación y el rechazo, pero pienso que el respeto hay que ganarlo. Me gustaría que la gente entienda que somos iguales, seres humanos como todos. Que somos personas  y sobre todo que tenemos derecho a vivir como queramos.

Anuncios

Un comentario en “Juani: “Siempre me sentí varón”

  1. Muy humano y aleccionador tu artículo y muy bien escrito además. Son cosas que al verlas nos resulta difícil entender y tú nos acercas las esencias para comprenderlas. Gracias por ayudarnos a ser mejores seres humanos, un papel muy importante que corresponde hacer al periodismo. Sigue escribiendo así. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s