Las generaciones de la cornetica

fuego
Historia del fuego. Animados cubanos

Por Guillermo Carmona Rodríguez

Una pareja joven en una aventura culinaria fríe un huevo. Cuando el aceite caliente chispea ella huye fuera de la cocina y el muchacho le dice “Eso le pasa a las mujeres que son unas nerviosas…” él, al intentarlo, una salpicadura cae en sus muñeca y se asusta “…nosotros los hombres ¡Guaaa!”, le riposta ella. Es increíble que tan hondo caló en los cubanos esas imaginerías de los dibujos animados, o los “muñequitos” ya que estamos entre coterráneos. Sin embargo este vínculo cultural desaparece. La llegada de productos comunicativos foráneos los reemplaza de a poco.

Es difícil concebir que la manada de niños en pañales o los que cursan los primeros años de enseñanza cuando se les pregunte ¿la medicina del brujo curaba? no continúen  “malanga, burundanga”. “Vampiros en La Habana”, Elpidio Valdés y sus mambiserías o cortos didáctico como “El agua y la higiene” o la “Historia del fuego” regalaron referentes que hasta hoy se mantienen en el humor y la rutina de los isleños.

Cuando la escisión etaria se profundiza, ellos constituyen un puente generacional entre abuelos, padres e hijos.  Estos “muñequitos” son parte de un patrimonio inmaterial que identifican a los cubanos no importa la geografía.

En aras de parafrasear a esa niña emigrante que anda con un macaco parlante llámenos al mapa, aunque este en su spanglish nunca dirá: consumo masivo, globalización, abandono de lo identitario. Diego el zoólogo y la princesita Sofía se apoderan de la manigua, Ben 10 pasea por el vedado y Naruto degusta un sabroso maní tostado. Los discursos neoliberales en su afán de homogenización bombardean a los más vulnerables del hogar con estereotipos y valores que no identificarán en su ambiente social.

Una reforma en la programación televisiva infantil resultaba necesaria. El vacío creativo de los estudios de animación nacionales, se taponeó con productos de horizontes no antillanos; mas en estos tiempos no solo depende de las políticas estatales. Las formas de propagación alternativas como “el Paquete de la semana” solicitan la aplicación de pedagogías y políticas desde los centros educacionales o el núcleo  familiar.

vampiros-en-la-habana
Vampiros en La Habana. Animados cubanos

“Oye, el de la cornetica son las cinco de la mañana”, reclama un vecino molesto a Pepe, el trompetista vampiro de la inolvidable película de Juan Padrón. Sin embargo, la hora no importa para auxiliar a aquellos que conservarán la cubanía dentro de cincuenta años. No permitamos que la serenata de la cornetica se vaya con nosotros. Así que: “se oyó clarito, clarito ¡Retirada!” y “hasta la próxima aventura, caballeros

Anuncios

Un comentario en “Las generaciones de la cornetica

  1. Jaja, yo todavía puedo recitar los diálogos de Elpidio Valdés.
    Siento un poco de pena por los niños de hoy, que corren echando las manos hacia atrás como auténticos ninja a lo Naruto (que los he visto).
    Y esos muñes malamente didácticos, a lo Dora. Les enseñan a repetir y repetir lo que oyen en la televisión. Por donde lo mires, no se le puede encontrar ningún valor.
    Me preocupan las próximas generaciones.
    Gracias por el post! Me ha dejado un poco nostálgico 😦

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s