Mudanza

pequenas-mudanzas-valencia

Mi amiga Rachel vivirá en una casa nueva. Yo de buena amiga, desde lejos, ayudo en lo que puedo. Ella no lo sabe pero en mi historial clínico, aunque no aparece explícito, hay una pequeña alergia a las mudanzas.

Tenemos examen, ella tiene mudanza, es mi amiga hace cuatro años y va a ser mi vecina. Nos ayudamos a estudiar y a mudarse. No empaco, pero tengo presente a un perro que he adoptado como sobrino, unos pocos libros que guarda y un montón de adornos para la casa nueva, incluida la ropa de ella y su novio, y todos los accesorios que curiosamente acumulamos las mujeres.

“Asaltamos” los quioscos con un por favor, ¿me regala una cajita? y decidimos virar al revés las libretas telefónicas en busca de un camionero que no resulte carero para que mueva la tarequera.

De niña, me mudé mucho. Incluso mudanzas interprovinciales, aunque de esas mi memoria no guarda datos, están las historias de mis padres. Mudarse es complicado. Doblar, acomodar, hurgar hasta en los lugares más recónditos para que nada falte. Entonces no sabes que guardas un montón de cosas inservibles hasta que te las encuentras y sabes que no te puedes poner melancólica y te tienes que deshacer de unas cuantas. Siempre corres el riesgo de perder algo en el camino.

Llegas a un barrio nuevo, una casa vacía, fría y ajena para ti. El bulto de cajas, bolsos, estuches, muebles, hacen una montaña en la puerta y casi siempre en el primer local. Llega el momento de desempacar y reacomodar. Esto, advierto, puede durar días.

Ya me tocarán los “tour” por el barrio: farmacia, bodega, panadería, quioscos, dulcerías, peluqueras, manicure, los lugares donde se paga la corriente y el teléfono. Ahora está más cerca para preguntarme el horario del otro día, saber cómo se cocina una panetela o copiar la última película del paquete. Pero la emoción de que Rachel va a ser mi vecina se acrecienta cuando hay cafecito o merienda antes de subir la loma, o cuando sospecho fiestas a las que nadie me ha invitado y yo acabo de inventar, cuando sé que las reuniones de estudio serán más cerca y me ahorro el pedaleo en la bicicleta o la guagua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s