Oficio de mentirosos

periodismo

“Los periodistas son todos unos mentirosos”, escuché y volteé para ver quién era. La conocía, estudiaba conmigo en el preuniversitario. No dudé en defender mi profesión a capa y espada. Sin la obvia pregunta del por qué, comenzó ella a disertar su respuesta. La escuchaba con atención, me compadecía mucho de ella y de mí- como testigo y víctima, como futura periodista y como público-.

Entonces empecé a justificar que la prensa, toda, tiene un carácter clasista, que siempre obedece a los intereses de la misma, y que en la carrera, claro está, no nos enseñan a ser mentirosos, consciente de que mi respuesta no superaba sus expectativas. “No absolutices”, le dijo alguien, y supe que no estaba sola en la pelea.

Los periodistas llevamos una vida prestada, expliqué, somos la cara y el alma de nuestros medios, pero el sentir de nuestra gente. Pensé en el grupo de valientes que cuentan la historia, en las censuras, cómo se levantan majestuosas cual murallas “protectoras”, pensé en David y Goliat, Hércules y el León, y los vi, en serio los vi a todos y cada uno de los que conozco investigando, contrastando, buscando… haciendo periodismo.

Hice una mueca, me sonrojé y escondí detrás del flequillo que me ocultaba una parte del rostro. Pensé en la muchacha que no terminó el servicio social, en los que no empezaron y en los que no ven las horas de terminar para cambiar de “hábitat” y sobrevivir. Temí. Sí, porque me gusta el periodismo, porque sé que estamos en crisis, porque no encontramos la mejor forma de decir y hacer, porque siento que estamos perdiendo a nuestros mejores aliados, los jóvenes.

Porque nos deslumbran las propuestas “interesantes”, los discursos elocuentes, bien redactados y exquisitamente concebidos para el lugar y momentos precisos. Porque hay una parte considerable que sufre de apatía, que no tiene memoria y peor aún, posee altas dosis de serrín cerebral. Es tiempo de hacer, más y mejor.

 

Anuncios

2 comentarios en “Oficio de mentirosos

  1. Claudia, a veces el Periodismo, como todo ejercicio del criterio, es solitario e implica una alta dosis de riesgo, pero siempre vale la pena. Sobrarán los que se cansen y te inviten a hacerlo, los críticos implacables, los acusadores; sin embargo, el periodismo es tambien una pasión, un compromiso, una dosis de empuje revolucionario que no te abandona ni cuando muchos invitan a rendirse. Nunca te desanimes, este sigue siendo el mejor oficio del mundo. Ya los confundidos se aclararán , en tanto vamos a hacer, como dices, más y mejor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s