Secretos del NO

DSC_0321

NO, tan monosilábica, cortante, pesimista y pálida, tan negativa, tan arrogante, tan poco creativa.

¿Cuántas veces he dicho NO? ¿Cuántas me lo han dicho a mí, a los míos?

Parado allí, frente a la ventanilla, aquel hombre le comía a preguntas con la vista. NO, fue la respuesta del señor de traje encorbatado, y rompió con todas sus expectativas, pero lo que aquel hombre no sabía era que él buscaba el beso de madre, la compañía de la hermana o el último abrazo de la abuela, que a la Patria la extrañaría tanto como a la mujer o las hijas que se quedaban aquí aguardando a su regreso.

Nos han dicho NO, por más de sesenta años y hemos resistido, resucitado, innovado, incluso hasta crecido.

NO, me dijo un día y rompió el encanto de las nubecitas que merodeaban por mis alrededores. NO, y nos volvimos fanáticos a la aventura. Le dije NO, y le aumentaron las ganas de verme, la necesidad de tenerme, porque no había facilismos en aquella negación transfigurada en verbo. ¡Complicados y contradictorios que somos los seres humanos!

La verdad, es que depende del gesto, el tono de voz y hasta el nivel de complicidad. La intención la relego a un segundo plano, porque el efecto siempre va a ser el mismo, aumentar el deseo. La duración, depende del grado de intensidad que hayas sido capaz de guardarle a las expectativas, de la cara con que miras la vida, y ahí está el secreto ¡Revelado!

 

Anuncios

Un comentario en “Secretos del NO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s